Declaraciones oficiales de política exterior

En esta zona, se encuentran las declaraciones oficiales

 

- Elija una fecha : 


Declaraciones oficiales de política exterior de 30 Junio 2016


Sumario



1. Brexit - Palabras pronunciadas por D. Manuel Valls, Primer Ministro - Asamblea Nacional
(Paris le 2016-06-28)

Sólo es válido lo pronunciado

Señor Presidente,

Señoras ministras, señores ministros, Señoras diputadas, señores diputados,

El choque es histórico: por primera vez desde el inicio de la construcción europea, un pueblo ha decidido abandonar la Unión.

Uno siempre da por hecho lo adquirido... que lo que se ha hecho no puede deshacerse...

¡Cuántas veces hemos oído hablar de la irreversibilidad de la construcción europea!

Lo hacíamos sin contar con la historia. Que se manifiesta cuando quiere. Y sobre todo cuando los pueblos lo deciden; cuando los pueblos recuerdan a todos los que les dicen «no tenéis elección», «no hay un plan B», que sólo ellos son soberanos.

Los británicos se han expresado. Hay que respetar su elección democrática. Se nos impone a todos nosotros.

*

A partir de aquí, la alternativa es sencilla: o hacemos lo de siempre, evitando lo evidente, intentando únicamente colmar las brechas, con pequeños arreglos; ¡o nos armamos por fin de valor, vamos al fondo de la cuestión, convertirnos este choque en un electrochoque!

Porque el error histórico consistiría en creer que este referéndum no atañe más que a los británicos. ¡No! Se trata del futuro de cada pueblo de la Unión Así que también, y ante todo, del del pueblo francés. Por ello, el Gobierno ha deseado venir a expresarse ante ustedes, con el total acuerdo con el presidente de su asamblea.

Porque creo profundamente en Europa, por mis raíces, mis orígenes, mis convicciones, me niego a la deriva de este gran proyecto. Me niego a que vuelque y se hunda, arrastrado por el peso creciente de los populismos. Me niego a que cedamos al fatalismo, al pesimismo. Me niego a la pasividad.

Para ello, cada uno debe replantearse sus certezas, cuestionarse.

1. Una certeza: el profundo malestar en Europa

Sé bien que algunos dirán que el resultado de este referéndum no es sorprendente. Después de todo, el Reino Unido siempre ha tenido una relación «particular» con Europa. Con un pie dentro y un pie fuera, como suele decirse.

Este análisis sería fatal. La votación del pasado jueves revela algo mucho más profundo.

Ya no es momento para la prudencia diplomática. Hay que ir al fondo de la cuestión.

Esta votación muestra el malestar de los pueblos. Dudan de Europa.

No entienden lo que hace; no ven lo que les aporta... Para ellos, Europa es invasiva en lo accesorio y está ausente en lo fundamental.

O peor aún, tienen la sensación de que impone sus decisiones y actúa sistemáticamente en contra de sus intereses.

El eslogan de los proBrexit, «recuperar el poder», es muy claro. No se puede ignorar.

Europa se hará con los pueblos. Si no, se desagregará.

2. Francia debe llevar la iniciativa

Una vez constatado esto, ¿qué hay que hacer?

Estoy convencido de que esta crisis, como todas las crisis, es una ocasión para una gran transformación.

Como durante estos últimos años, cada vez que está en juego lo fundamental en Europa, Francia tiene la obligación de responder.

Fue así hace un año, cuando hubo que salvar a Grecia y convencer a nuestros socios de que debía permanecer en la zona euro. No olvido que algunos querían determinar el destino de ese gran país de un manotazo. Algunos querían echar a un país miembro, olvidando el principio mismo de solidaridad. Lo que sucedió después demostró que no tenían razón. Aunque no esté todo solucionado, ese país está hoy mejor, y agradecido a Francia. ¡Salvar a Grecia ya fue salvar a Europa!

*

Hace un año, Francia, a través del Jefe del Estado, cumplía su papel. Lo cumplirá una vez más, hoy.

Porque somos Francia, ¡un país respetado, escuchado, esperado! ¡Porque somos un país fundador!

Porque, junto a Alemania, conscientes de nuestra responsabilidad, deseamos Europa, nuestro horizonte común. El presidente de la República lo recordó ayer por la tarde con la Canciller alemana y el Presidente del Consejo italiano.

Porque sabemos que la Unión es quien nos fortalece y la desunión quien nos debilita.

Aviso a aquellos que creen que reforzaremos nuestra soberanía nacional dejando atrás a Europa; a aquellos que creen que nos las arreglaremos mejor en la globalización, que se tratará mejor la crisis migratoria, que se luchará mejor contra el terrorismo si actuamos solos, privándonos de apoyos, únicamente en el marco de nuestras fronteras nacionales. No puede ser más erróneo.

Ser europeo, hoy y mañana, significa respetar las decisiones de los pueblos. Significa querer tener peso en el curso de las cosas.

Todos nos acordamos de las siguientes palabras de François Mitterrand: «Francia es nuestra patria, Europa nuestro futuro».

¡Ser europeo no significa traicionar Francia! Al contrario, significa amarla y protegerla.

*

Desde hace varios días, el presidente François Hollande lleva la iniciativa. Primero quiso reunirse con los presidentes de las dos asambleas, después con los jefes de los partidos. Después se entrevistó con el presidente del Consejo Europeo, del Parlamento Europeo. Se entrevistó con la Canciller alemana, con el presidente del Consejo italiano y con muchos de sus homólogos.

El ministro de Asuntos Exteriores, Jean-Marc Ayrault, y el secretario de Estado de Asuntos Europeos, Harlem Désir, multiplican los contactos.

El jefe del Estado estará en el Consejo Europeo hoy y mañana. Allí hará un discurso firme con respecto a los británicos. ¡No porque queramos castigarles! Sería absurdo, porque el Reino Unido es y seguirá siendo un gran país amigo al que tanto le debemos. Dentro de tres días, celebraremos juntos el centenario de la Batalla del Somme. Y seguiremos cooperando, especialmente, en materia de Defensa, de gestión migratoria, en el ámbito económico.

Pero Europa necesita claridad. ¡O se sale, o se permanece en la Unión!

Entiendo que el Reino Unido quiera defender sus intereses, pero Europa también debe luchar por los suyos. Desde enero de 2013, estaba pendiente de la decisión británica. Hemos dado fe de nuestra paciencia y comprensión. De ahora en adelante, el estar entre dos aguas, la ambigüedad, ya no son posibles, porque necesitamos estabilidad, especialmente en los mercados financieros. No es el partido conservador británico quien debe imponer su agenda. Seamos claros: tal y como solicitó el Parlamento Europeo esta mañana, el Reino Unido debe activar lo antes posible la cláusula de retirada de la Unión Europea, prevista en el Tratado de Lisboa, para «evitar una incertidumbre que sería perjudicial para todos y proteger la integridad de la Unión». No hay tiempo que perder No habrá negociaciones mientras no se haya puesto en marcha el artículo 50. Y si los británicos quieren mantener el acceso al mercado único, entonces habrá que respetar las normas en su totalidad.

El lenguaje de Francia será el de la firmeza. También será el lenguaje de la verdad: hay que inventar una Europa nueva.

3. Refundar, reinventar otra Europa

Inventar, es decir, pasar a una nueva gran etapa.

Tras la Segunda Guerra Mundial se produjo la reconstrucción y, durante la Guerra Fría, la consolidación y la ampliación. Acogimos a democracias jóvenes: Grecia, España, Portugal.

Tras la caída del muro, obramos por la reunificación del continente.

El acervo histórico de la construcción europea, en la que Francia siempre ha participado de manera fundamental, es irremplazable. Y Francia es garante del mantenimiento de dicho acervo.

A pesar de la paz, a pesar de los magníficos intercambios económicos y culturales, a pesar de la creación de una moneda única por la que los franceses sienten gran apego, a pesar de Airbus, Ariane y Erasmus, se ha abierto una fractura. Y no ha dejado de crecer.

Esta fractura tiene causas profundas. No sólo es una cuestión de normas puntillosas... También es una cuestión de soberanía democrática y de identidad.

De identidad, porque los pueblos tienen la impresión de que Europa quiere diluir lo que son y lo que han forjado siglos de historia. Y una Europa que niegue las naciones – Philippe Séguin lo predijo con gran lucidez – sencillamente es terreno abonado para los nacionalismos. Este modelo por encima de las naciones, que niega las particularidades de cada uno, sería un fracaso, y algunos han hecho creer que era el único posible.

Cuestión de identidad. Y también, cuestión de soberanía y de democracia.

Hemos creído que podíamos crecer, ampliar, a marchas forzadas, que los «noes» se olvidarían gracias a «más Europa»; que los referendos podrían sortearse, que el creciente rechazo de Europa se «curaba» únicamente con «pedagogía». Confesémoslo, desde 2005, hemos evitado los verdaderos debates. Hemos dejado que los populismos profirieran sus mentiras e instalaran la idea de que «construcción europea» y «soberanía nacional» eran incompatibles.

Debemos retomar el mando. Recuperar las raíces de la adhesión al proyecto europeo. Y, sobre todo, reinventar los motivos de la adhesión. Respondiendo a estas preguntas:

¿Por qué somos europeos? ¿Cuál es nuestro proyecto colectivo?

¿Cuál es el interés de estar juntos? ¿Para defender qué valores?

*

Europa es una cultura. Es una historia común. Es democracia. Es el continente de la conquista de las libertades. Valores compartidos: igualdad entre mujeres y hombres, exigencia en cuanto a la dignidad de las personas. Es la aspiración a la universalidad, la defensa de la naturaleza y del planeta.

En una palabra, Europa es una civilización, una identidad secular, que tiene raíces profundas, filosóficas, espirituales, religiosas. Esta identidad no es monolítica.

Cada uno de nuestros países tiene características propias. Sólo una Unión puede protegerlas ante la competencia de países continente.

Europa es nuestra interfaz con el mundo. Debe ser una protección cuando la necesitamos. También debe multiplicar nuestras fuerzas, permitirnos tener más peso que el que tendríamos estando solos. He aquí el sentido de las iniciativas que Francia pretende defender.

*

Primero, poniendo los desafíos en materia de seguridad en el corazón de la Unión. La amenaza terrorista, la crisis migratoria, ponen a prueba al espacio Schengen. Debemos retomar el control.

En un mundo peligroso, si Europa no protege, no es nada.

Gracias a Francia ya se ha hecho mucho: PNR europeo, marco para la circulación de armas. Hay que ir más allá y dominar realmente nuestras fronteras exteriores. No saliendo de Schengen, sino actuando para que las normas que rigen este espacio se apliquen con firmeza. Sí, Europa tiene fronteras. Una frontera no sólo es una realidad material, geográfica. También es una realidad simbólica, que nos define, que dice lo que somos y lo que no somos, que dice dónde empieza Europa y dónde se acaba. Europa no es un conjunto indefinido abierto a los cuatro vientos.

Europa también debe asumir un esfuerzo de defensa digno de ese nombre y ser capaz de intervenir en el exterior. Más aún cuando Estados Unidos se retira cada vez más. Hay que dejar de vacilar.

Esto es lo primero que Francia pretende defender ante sus socios. La Europa de mañana ha de ser protectora.

*

Y Europa debe imponerse mejor, protegiendo el interés de los europeos.

¡Acabemos con la ingenuidad! Los demás Estados, como China, la India o Estados Unidos, defienden sus intereses en todo el mundo con uñas y dientes. Y nosotros, ¿no lo haremos?

¡Cambiemos de mentalidad! En todos los ámbitos: económico, industrial, financiero, comercial, agrícola con el sector lácteo entre otros, y también cultural, medioambiental y social. Europa debe dejar de percibirse como el caballo de Troya – por no decir como el que paga el pato – de la globalización. Debe proteger sus intereses, a sus trabajadores, a sus empresas. Como por ejemplo el sector del acero, ¡que representa miles de empleos en Francia!

Debemos dar prueba de la misma firmeza en la negociación del TTIP. Hay que decir las cosas como son: este texto, que no considera ninguna de nuestras demandas, ya sea sobre el acceso a la contratación pública o sobre las indicaciones geográficas, no es aceptable. No podemos abrir más aún las puertas de nuestro mercado a las empresas estadounidenses, cuando ellas siguen cerrando el paso a las nuestras.

Europa es el 8 % de la población mundial. Para conservar su puesto, ser escuchada, tener peso frente a los grandes conjuntos, construir una relación fuerte con África, ese continente de futuro, defender su excepción cultural, debe afirmarse como la potencia que es. Dotándose de todos los medios necesarios.

*

Ya el viernes lo dijo el Presidente de la República con palabras muy contundentes, Europa debe ser una potencia que decida su destino soberanamente.

Para ello, debe invertir de forma masiva en aras del crecimiento y el empleo, construir una estrategia industrial en las nuevas tecnologías y la transición energética. El plan Juncker ya es un éxito. Sólo en Francia, ha permitido financiar proyectos con 14 500 millones de euros.

Hay que seguir con la armonización fiscal y social – ¡y por lo alto! – para dotar a nuestras economías de normas y a nuestros conciudadanos de garantías. Algunos dicen que es imposible... ¡Pero bueno! Lo que conseguimos en lo que se refiere a secreto bancario, a una base común de derechos sociales, podemos lograrlo contra todas las formas de dumping que carcomen el proyecto europeo desde dentro. ¡Con el establecimiento de un salario mínimo! ¡Con la lucha contra el fraude en el desplazamiento de los trabajadores!

Este fraude consiste en pisotear las reglas más fundamentales de los derechos de los trabajadores: remuneración, tiempo de trabajo, alojamiento. ¿Y Europa debería seguir con su impotencia? ¡No! Si no se hace, el que se barrerá es uno de los pilares del Tratado de Roma– la libre circulación de los trabajadores. Por ello, hay que modificar la directiva de 1996 en profundidad. La Comisión lo ha propuesto. Nos toca adoptarlo.

Por último, deberemos reforzar la zona euro y su gobernanza democrática. Ya en mi discurso de política general, en abril de 2014, pedí un BCE más activo. Se ha hecho mucho, casi siempre por iniciativa nuestra: la zona euro tiene más poder y resistencia que en 2008. Pero debe haber más convergencia entre los Estados miembros y más legitimidad en las decisiones tomadas. Por ello, se necesita a la vez un presupuesto y un Parlamento de la Zona Euro.

4. ¿Qué método seguir?

Hay que reinventar Europa. También es necesaria una nueva forma de hacer Europa.

Al dar la sensación de intervenir en todos lados, todo el tiempo, Europa se ha debilitado. Europa debe ser ofensiva allí donde su eficacia es de utilidad. Pero debe saber retirarse cuando las competencias deben permanecer a nivel nacional, o regional. El presidente Juncker está convencido de ello, pero esta nueva filosofía dista de haber penetrado en todas las mentes en Bruselas.

Ya es hora de superar las oposiciones estériles. Europa no significa el final de los Estados. No, significa el ejercicio en común de las soberanías nacionales cuando resulta más eficaz, cuando los pueblos así lo deciden. Es, como le dije a Jacques Delors, una federación de Estados-Nación.

Un ejemplo: si Francia luchó por una implantación rápida de los guardias de fronteras, fue porque sabemos que la soberanía de nuestro país, que el control operacional de nuestras fronteras debe comenzar en Lesbos o en Lampedusa.

También se necesita una Europa que tome decisiones rápidamente. Sabe hacerlo, como han demostrado las negociaciones en tiempo récord del plan JUNCKER. Y si hay que llevar entre algunos lo que los 27 no están dispuestos a hacer, ¡hagámoslo! Salgamos de los dogmas. Europa no es uniformidad. Hay diferencias.

Por último, el debate democrático europeo debe obligatoriamente ganar calidad.

Esto también es una lección aprendida de la votación británica: a base de no hablar de Europa, los populistas no tienen dificultad alguna en contar lo que sea, en engañar. Es grave para Europa y resulta fatal para la democracia.

Europa no puede ser sólo los Estados rindiendo cuentas sobre la gestión de sus presupuestos. Se necesitan reglas, por supuesto. Francia las respeta. Pero cuidado con esta imagen de una Europa punitiva, propia de las tesis ultraliberales y la austeridad presupuestaria. Esto es lo que nuestros conciudadanos rechazan. Y no entenderían que el único mensaje de la Comisión en los próximos días consistiera en sancionar a España y a Portugal.

La Nación también es su representación nacional. Debe tener algo que decir. Deseo pues que las instancias europeas puedan dar cuenta de su acción ante los parlamentarios nacionales. Y ustedes también deben recurrir plenamente a los instrumentos de control que Europa pone a su disposición. Celebro que se haya constituido, por iniciativa del presidente Claude Bartolone, que la presidirá, una misión de información sobre la salida del Reino Unido de la Unión Europea. El Gobierno también desea sumar un máximo a estas cuestiones al Parlamento y queda a disposición de la Asamblea Nacional.

Se necesita un cambio de cultura: ¡los asuntos europeos son asuntos internos!

Hay muchas propuestas sobre la mesa. Algunos sugieren una convención, una comisión, un trabajo con sabios.

Algunos no tienen más palabra en la boca que referéndum. ¡Por supuesto que hay que dar la palabra al pueblo!

Pero seamos claros: un referéndum no puede ser la manera de librarse de un problema. Y aún menos una manera encubierta de solucionar problemas de política interior... hemos visto el resultado de jugar a aprendiz de brujo.

Quiero ser aún más claro: con el referéndum, en el fondo, el Frente Nacional no persigue más que un único objetivo, que ya se ha desvelado: sacar a Francia de la Unión Europea y por tanto de la historia. Qué extraña ambición para nuestro país. ¡Y qué visión más desviada del patriotismo!

Nuestro papel como responsables políticos no es seguir, sino iluminar, mostrar el camino. La cuestión que se plantea a Francia no es salir de Europa, sino refundar el proyecto europeo. Las elecciones presidenciales también serán una ocasión para zanjar el debate.

Yo creo que, en este momento, también hay que inventar soluciones nuevas para una construcción conjunta con los pueblos en torno a proyectos y propuestas. Un ejemplo de ello es la COP21, ha sido enriquecedor.

Hay que saber implicar a los ciudadanos de manera regular. Los parlamentos europeos y nacionales tienen un papel que desempeñar, por supuesto. Tomemos un ejemplo concreto: los parlamentos nacionales y, por tanto, ustedes mismos, habrán de pronunciarse sobre el Tratado de Libre Comercio entre la Unión Europea y Canadá. La Comisión Europea debe escuchar.

* *

Señoras diputadas, señores diputados,

Hay una urgencia a la que Europa debe enfrentarse desde hoy mismo: la salida del Reino Unido de la Unión Europea, la seguridad, con la correspondiente protección de nuestras fronteras, el crecimiento.

Pero también está el largo plazo. Hay que decirlo: el proceso de refundación de Europa tomará tiempo.

Los siguientes capítulos no están escritos. Europa puede elegir.

O se niega a cambiar profundamente y los pueblos seguirán rehuyéndola. Entonces, Europa saldrá de la historia.

O está dispuesta a reformarse, a actuar con y para los pueblos, respetando a cada uno y el interés de todos ellos. Entonces, sabrá reconquistar el corazón de los europeos.

Cambiar para refundar, para abrir un nuevo horizonte para nuestros hijos.

Ésta es la elección que se nos presenta. Nuestra responsabilidad política es saber hacerla./.

Volver al principio