Declaraciones oficiales de política exterior

En esta zona, se encuentran las declaraciones oficiales

 

- Elija una fecha : 


Declaraciones oficiales de política exterior de 27 Marzo 2015


Sumario



1. Lucha contra el terrorismo - Proteccion de las minorías - Irak - Siria - Iran - Entrevista del señor Laurent Fabius, ministro de Asuntos exteriores y del desarrollo internacional, con el diario «La Croix»
(Paris le 2015-03-27)

Q - ¿Por qué Francia convoca al Consejo de Seguridad sobre el tema de los cristianos de Este?

R - Se está erradicando a los Cristianos de Oriente. Habida cuenta de la extrema gravedad de la situación, queremos dar fe de una acción que se caracterice por su firmeza. Estamos presidiendo el Consejo de Seguridad, y hemos decidido entonces convocarlo sobre este tema. Es una primicia. Espero que la Carta de acción que vamos a proponer sea una contribución útil.

Q - ¿Su planteamiento se encuentra en la tradición francesa que viene desde San Luis: la de la Francia «protectora de los cristianos de Oriente»?

R - Totalmente. Esta tradición forma parte de nuestra historia, de nuestra identidad misma, y también de las de Medio Oriente.

Q - «Demasiado cristianos para interesar a la izquierda, demasiados extranjeros para interesar a la derecha», escribió Regis Debray con respecto a los cristianos de Oriente. ¿A Francia - y a la izquierda en particular - les ha tomado tiempo abrir los ojos sobre la suerte de los cristianos de la región?

R - La protección de los cristianos de Oriente, lo dije, forma parte de la historia de Francia, más allá de las divisiones políticas. Deseo que seamos fieles a esta tradición. Al tomar la iniciativa de reunir al Consejo de Seguridad y pedir a la comunidad internacional que actúe, Francia defiende una causa justa.

Q - ¿Qué va usted a proponer hoy?

R - Se trata de una especie de Carta en cuatro partes. El Secretario General Ban Ki Moon está muy atento a este tema. La primera parte es humanitaria para no solo tomar en cuenta a los desplazados y los refugiados, sino para permitir también su regreso. Para ello - y este es la segunda parte - la coalición, las fuerzas iraquíes y otros deben poder garantizar a las minorías perseguidas, su seguridad.

Q - ¿Las dos últimas partes?

R - La parte política, evidentemente: en Irak como en Siria, los Estados deben garantizar un lugar satisfactorio a cada una de las comunidades que los conforman. Es nuestro objetivo en Irak, en donde es decisivo que el nuevo Primer Ministro Haïder al-Abadi rompa con la actitud parcial de su antecesor por acciones verdaderamente inclusivas. Finalmente, última parte, la lucha contra la impunidad: deseamos que el Consejo de Seguridad convoque a la Corte Penal Internacional por los crímenes cometidos.

Q - Habla usted esencialmente de Irak, ¿pero qué sucede con Siria?

R - Se escucha a veces decir con respecto a Siria: «Daech es peor todavía que Assad, por lo tanto es necesario apoyar a Assad para deshacernos de Daech». Realmente, Daech y Assad son las dos caras de una misma moneda. Al mismo tiempo que somos favorables en Siria a una solución política que integre a la vez elementos del régimen y la oposición - estamos trabajando en ello - también pensamos que apoyar a Assad para construir el futuro del país sería un doble error, tanto en el ámbito moral como en el ámbito práctico: sería empujar a todos aquéllos que persiguió en los brazos de Daech.

Q - ¿Estados Unidos no está cambiando su posición sobre Assad?

R - No es lo que me afirma el Secretario de Estado Kerry. No olvidemos que el propio Secretario General de las Naciones Unidas calificó él mismo los crímenes de Assad de crímenes contra la humanidad, que este último reprimió las primeras manifestaciones pacíficas de su pueblo con tal violencia que creó las condiciones de la guerra en Siria con 220 000 muertes, desde entonces. Sin olvidar las torturas perpetradas por su régimen. En cuanto a las armas químicas, no cayeron del cielo. Podría, por desgracia, alargar la lista de estos crímenes.

Q - Contempla usted un regreso de los cristianos a sus casas y al mismo tiempo, el Ministro de Interior, Bernard Cazeneuve, expide 1500 visas para estos mismos cristianos. ¿No hay ahí hay una contradicción?

R - No. Debemos recibir, en la medida de nuestros medios, a aquellos que tienen vínculos con Francia y que quieren se quieren ir porque han sufrido demasiado y no tienen absolutamente ninguna otra posibilidad. Para algunos, será muy difícil regresar. Pero hay también, y son mayoritarios, quienes quieren o querrán regresar a sus casas. Y están los que quieren quedarse. Debemos ayudarlos.

Q - El islam que profesa Daech es de tipo wahabi. ¿Cómo ayudar a los cristianos de Oriente si al mismo tiempo Francia está aliada a Arabia Saudí, gran propagadora del wahabismo en el mundo?

R - No voy a entablar un debate teológico, pero sé que los saudíes combaten a Daech sin ambigüedades. Extraigo una consecuencia práctica: la batalla contra Daech debe ser llevada también por las autoridades musulmanas, civiles y religiosas.

Q - ¿Acaso no sería necesario exigir más claridad de parte de sus socios wahabíes?

R - Sobre los financiamientos, sobre las redes, sobre los apoyos, es necesario evidentemente ser muy claros. Nuestro adversario común es Daech, un grupo ultrasectario que quiere imponer mediante el terror su manera de pensar y vivir.

Q - ¿Irán no aparece como un recurso para estabilizar la región?

R - Estamos discutiendo con Irán sobre el tema nuclear. Irán tiene por supuesto derecho al nuclear civil; pero permitirle dotarse con el arma nuclear sería abrir la puerta a una proliferación nuclear en la región, que sería extremadamente peligrosa. Además, Irán ya es un protagonista de primer plano: en Líbano con el Hezbolá; en Siria cuando aporta su apoyo militar; en Irak; y ahora en Yemen. Deseamos que este gran país pueda ser una potencia de paz. Pero es necesario, como lo proclama, que renuncie efectivamente al arma nuclear.

Q - ¿Francia debe comprometerse militarmente en tierra?

R - Las últimas décadas nos han mostrado que las soluciones militares impuestas desde el exterior no funcionan. Además Francia no puede intervenir en todas partes, no es nuestra concepción política. Nuestro objetivo constante es la seguridad y la paz.

Q - ¿Cómo explica usted la ausencia de la Unión Europea en este asunto?

R - En lenguaje diplomático, diría que en este ámbito la Unión Europea tiene todavía un margen de progresión. En lenguaje más directo, diría que se muestra desafortunadamente a veces cautelosa. ¿Francia está aislada? Creo más bien que está mostrando el camino./.

Volver al principio