Declaraciones oficiales de política exterior

En esta zona, se encuentran las declaraciones oficiales

 

- Elija una fecha : 


Declaraciones oficiales de política exterior de 21 Mayo 2015


Sumario



1. La política en materia de inmigración - Consejo de ministros
(Paris le 2015-05-20)

El ministro de Asuntos Exteriores y Desarrollo Internacional y el ministro del Interior han presentado una comunicación acerca de la Agenda para las migraciones, publicada el 13 de mayo por la Comisión Europea.

La trágica situación de los migrantes en el Mediterráneo requiere una respuesta europea, que Francia defiende con firmeza.

Esta respuesta conjunta tiene que basarse en tres principios:

- El refuerzo de los controles en las fronteras exteriores, para asegurar el buen funcionamiento del espacio Schengen;

- La lucha firme contra los traficantes de migrantes y las redes de inmigración clandestina.

- El fortalecimiento de la cooperación y de la ayuda al desarrollo con los países de origen y los países de tránsito, para prevenir dichos movimientos irregulares.

Estos son los tres ejes que defiende Francia desde hace un año y son los ejes de la declaración adoptada en el Consejo Europeo extraordinario del 23 de abril, convocado a petición de Francia, entre otros países. Como complemento a estos puntos, la Agenda de la Comisión Europea para las migraciones del 13 de mayo ha propuesto la adopción de medidas de solidaridad y de responsabilidad, a corto plazo, así como a medio y largo plazo.

Con respecto a las propuestas a corto plazo, Francia ha apoyado el refuerzo de la presencia de la Unión Europea en el mar. En este punto, Francia toma todas sus responsabilidades a través de la duplicación de su número de expertos, de la puesta a disposición de un buque patrullero, de un remolcador de alta mar y de aviones de vigilancia. Con respecto a la lucha contra los traficantes, Francia está trabajando junto con sus socios para que se adopte a la mayor brevedad en el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas una resolución que permita neutralizar o dejar inservibles las embarcaciones utilizadas por los traficantes en alta mar y en las aguas territoriales libias, tras la decisión del 18 de mayo de establecer una operación naval en el marco de la Política de Seguridad y de Defensa Común (PSDC).

Con respecto a la propuesta de establecer un mecanismo temporal de distribución en la Unión Europea de los solicitantes de asilo que tienen una necesidad manifiesta de protección, tal y como lo han recalcado las autoridades francesas en el curso de estos últimos días, Francia se muestra completamente a favor de que estas personas -y solo éstas- puedan ser, con carácter temporal y siguiendo unos parámetros que habrá que estudiar con más profundidad, distribuidas de forma más equitativa desde los países de primera entrada de la Unión Europea que están más expuestos, entre los diferentes países de la Unión Europea. No se puede aceptar que en el seno de la Unión solo cinco Estados realicen el 75% del esfuerzo total de los veintiocho en materia de asilo.

Sin embargo, Francia se opone y seguirá oponiéndose a toda idea de cuotas en materia de solicitud de asilo, dado que la solicitud de asilo es un derecho que se atribuye en función de unos criterios objetivos y no puede ser objeto de un sistema de cupos. Tampoco puede haber cupos en materia de inmigración irregular, ya que los migrantes irregulares, desde su entrada en el territorio de la Unión, deben ser objeto de procedimientos de retorno hacia sus países de origen.

A su vez, el régimen de los Reglamentos "Dublín" y "Eurodac" debe seguir siendo la base del equilibrio del espacio Schengen, y su plena aplicación es necesaria, especialmente en los países de primera entrada. Es la condición imprescindible para una mayor solidaridad. Más concretamente, es necesario que los países de primera entrada cumplan todas sus obligaciones en materia de intercepción e identificación de los migrantes, de tramitación de la solicitud de asilo y de retorno efectivo hacia el país de origen de aquellos que no cumplan con las condiciones para recibir asilo. En este contexto, Francia apoya la propuesta de la Comisión de establecer zonas tampones ("hotspots"), gestionadas conjuntamente por los Estados Miembros situados en primera línea, para facilitar el registro y la rápida identificación de los migrantes, el estudio tan rápido como sea posible de las solicitudes de asilo, la devolución, por Frontex y en colaboración con los países de origen, de aquellos que no puedan aspirar a una protección internacional, así como el desmantelamiento de las redes.

Por otra parte, Francia estudiará con la debida atención la recomendación de la Comisión, a finales de mayo, para la reinstalación de 20.000 refugiados desde las zonas de crisis, en función del criterio de distribución que se fijará con esta perspectiva, teniendo en cuenta el nivel de esfuerzo previo de cada uno.

La acción de la Unión Europea debe, además, reforzarse en materia de prevención de los flujos migratorios ilegales, en colaboración con los países de origen y de tránsito. Se debe recalcar la seguridad de las fronteras, el control de los flujos migratorios y la lucha contra las redes, pero también, a más largo plazo, el desarrollo de las fuentes de ingresos, para romper las lógicas de las redes de tráficos de personas. A tal efecto, Francia apoya la propuesta de la Comisión de establecer, en Níger, unos centros de prevención de salidas y de ayuda al retorno de los migrantes, bajo los auspicios de la Organización Internacional para las Migraciones, en total cooperación con las autoridades nigerinas. La identificación y la movilización de las financiaciones europeas necesarias para este proyecto deberán intervenir con rapidez. Sobre todos estos puntos, la reunión de este otoño en Malta, con motivo de una Cumbre Unión Europea-África, será especialmente importante.

A largo plazo, Francia apoya los proyectos de la Comisión de reducir las incitaciones a la migración irregular y de construir una política de retorno eficaz y creíble, con el apoyo de Frontex. También hay que mejorar la gestión de las fronteras, reforzando especialmente el aspecto operativo de las actividades de Frontex. Entre otras cosas, es fundamental que la Unión progrese rápidamente en el estudio de viabilidad de un sistema europeo de vigilancia de las fronteras, solicitado por el Consejo Europeo de junio de 2014.

También hay que dar una respuesta a las causas de las migraciones económicas y movilizar mejor a tal efecto los instrumentos de la política de desarrollo.

Se estudiará con la debida atención el conjunto de estas propuestas, especialmente en la perspectiva del Consejo de Justicia y Asuntos de Interior del 16 de junio y del Consejo Europeo del 25 de junio. Francia se implicará totalmente en este trabajo, con el fin de reforzar el espacio Schengen y de aplicar las normas comunes. Nunca ha sido tan importante que la Unión Europea avance en este sentido para aportar una respuesta global a los retos migratorios./.

Volver al principio